Sr. Presidente, los intereses les pesan más que los sentimientos.

 Indudablemente no hay nada mejor que la familia y al decir familia me refiero a aquellos que por proximidad te quieren o aprecian, haya vínculos de sangre o no, y si, además, los hay mejor, pero en caso contrario igual llegas a formar parte de la ella.

Digo esto porque uno puede aceptar muchos ataques por las actuaciones que cada uno hace en base a sus responsabilidades, pero cuando tocan a uno de los tuyos, normalmente, suele salirnos la vena autodefensiva y si, encima, es mentira lo que se especula, duele aún más y eso es lo que le ha pasado al presidente del gobierno español, a la sazón, Pedro Sánchez.

De verdad es que nuestro Congreso da bastante pena y los ataques que ha tenido que sufrir el presidente de gobierno desde que llegó al poder han sido impresionantes. Desde llamarle aquello de “me gusta la fruta” por no repetir unas palabras que no le diría, ni siquiera, a quien las pronunció, hasta lo de “Okupa”, “felón” y otros muchos adjetivos que podemos escuchar desde los escaños de “la muy leal” oposición.

Visto lo ocurrido y los ataques infundados, por el ventilador que todo lo mancha, hacia la persona de la mujer del presidente a la que han calificado, entre otras muchas cosas, de “transexual” y otras aseveraciones varias, el presidente se ha tomado un tiempo para pensar si ser presidente de este país llamado España vale la pena por, sólo, lo que he dicho anteriormente.

Y si esta situación aún no fuera suficiente, los apologistas del insulto y la mala educación, dicen que es lo suficientemente narcisista como para seguir adelante con el cargo. Probablemente ellos no lo hubieran hecho. No hubieran antepuesto, un momento de reflexión, ante un momento grave de la situación de este país que no para de ver como desde la bancada de la derecha se desacredita a la clase judicial, al gobierno y algo aún peor a las propias instituciones del país, llámese Congreso y Senado.

Cada uno tenemos unas teorías y la mía es que a la derecha, representada por el partido mayoritario de la oposición, le ocurre lo mismo que a los que ellos mismos califican de pseudoetarras. Mientras unos no reconocen que aquello del dieciocho de julio fue un golpe de estado, los otros tampoco reconocen que ETA era una banda terrorista y es que mientras, ambos dos, no se quiten de encima esa mochila, van a estar en lo mismo, la animadversión a las instituciones y a seguir donde están, incluso aunque lleguen a gobernar como ya ha pasado y está pasando.

La decisión del presidente de gobierno, desde mi punto de vista, es acertada. Pensar y meditar lo que tiene que hacer, probablemente se le considere un lobo herido. No hay duda, le han tocado la institución que, quienes lo atacan, consideran que es la base de la sociedad, la familia, y él ha reaccionado con serenidad y si yo le tuviera que aconsejar le diría que continuara adelante, que piense y que medite y especialmente que sepa que este país vale la pena y que le seguirán llamando narcisista y otras muchas calificaciones pero, de vez en cuando, debe sentirse alagado por dirigir este país lleno de envidiosos que lo único que saben hacer es embarrarlo todo con el único objetivo de beneficiarse personalmente y, además, no son capaces de pararse a pensar porque los intereses les pesan más que los sentimientos.

Yo suelo criticarle en muchas ocasiones, pero ahora lo defiendo sin fisuras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jenaro y no Genaro

Sr. Alcalde de Burriana – Borriana, això no es res per al mal que el Sr. Albiol farà a la cultura del seu poble.

El monstre de la llengua ix de la caverna