viernes, 16 de abril de 2021

¿Ocurre lo mismo en Burriana?

Hace unos días me encontré con un plumífero de esos que escriben en periódicos y cuentan lo que acontece en su población, con una densidad de población parecida a la nuestra y se me quejaba de que algunos de sus concejales lo eran, únicamente, de nueve a tres y que tanto en el gobierno como en la oposición se preocupaban bien poco por lo que acontecía en su población fuera de este horario. Y remataba diciendo “se han vuelto funcionarios”.

Si él me lo dice, es una persona seria y sensata y consecuente, me o creo. Y esta misma noche, jueves, tras visionar una película en esa pantalla, sin “bailaora” de sevillanas, me atengo a escribir algo y me viene al pensamiento esta frase y recuerdo a esos concejales, de este u otro pueblo, paseándose por la noche por la población para, entre otras cosas, ver las farolas que tenían fundidas sus bombillas.

Recuerdo, también, como antaño antes de las siete y media de la mañana el concejal responsable de los servicios de la ciudad acudía a su lugar para comprobar que cada grupo de trabajadores acudía a su puesto y se distribuían los trabajos en las diferentes zonas de la ciudad, jardines, colegios, plazas o caminos rurales.

Me decía este conocido que en su pueblo los concejales acuden a las nueve y a las tres se van a su casa, que como no haya que hacer alguna foto con los de los servicios de abastecimiento del agua, la electricidad o los jardines, apenas salían del despacho como no fuera a almorzar y que, además, como no hubiera los fines de semana alguna que otra procesión, apenas los veías por la calle.

Fue entonces cuando llegamos a la conclusión que los tiempos habían cambiado, que la gestión se llevaba de otra forma, que la deslocalización de gestiones, igual que la de las empresas a nivel internacional, había llegado a la administración pública y que los técnicos municipales se habían convertido en los dioses de la gestión municipal ante la falta de determinación, de decisión y de gestión de nuestros munícipes.

La verdad, coincidimos en la conclusión final de lo que ocurría en su pueblo y fue entonces cuando me surgió la pregunta ¿Ocurre lo mismo en Burriana?

viernes, 9 de abril de 2021

Querida pava que presides la Comunidad de Madrid

 Querida pava que presides la Comunidad de Madrid:

No suelo utilizar estos términos pero es que, algunos, estamos hasta las narices de ti, de tu presunta imbecilidad, de tu supuesta tontería y de las sandeces que dices, haces, provocas y que ríen tus palmeros. Tengo que decir que tengo amigos madrileños y que, afortunadamente para Madrid y la humanidad, no son como tú y, además, ni se te parecen, son personas consecuentes, coherentes y sensatas y, también, demuestran la madurez que tienen y de la que tú haces gala de su ausencia.

Digo pues que para ponerle la guinda al pastel de todas las sandeces que salen por esa boquita de piñón y no por bocas mustias como las que tú calificas de otras personas, ahora has dicho que no te comparas con València y que sólo lo haces con las grandes capitales europeas, nada más y nada menos.

Y creo que tienes razón como te vas a comparar tú con el alcalde de València, la alcaldesa de Castellón o el alcalde de Alicante y ni siquiera con el alcalde o alcaldesa del pueblo más pequeño de nuestra Comunitat. Ninguno de esos alcaldes merece tal desprecio personal y, por supuesto, eso quisieras tu equipararte con los alcaldes o alcaldesas de Aras de Alpuente, Xodos o Pedreguer, entre otros. Faltaría más.

Lo único que puedo asegurar es que los habitantes de la Comunidad de Madrid no se merecen, aunque te elijan por votación, una presidenta tan presuntamente estúpida como vos, tan engreída y tan “bocachancla” como la que tienen cuyo mayor mérito será, cuando pase todo esto, conseguir que haya muchas personas que la desprecien y que hagan que acabe como un papel usado, tirado en la papelera, sin prestigio, denostado y sin que se pueda, si quiera, reutilizar.

Mis comentarios, en este blog, son pensamientos personales que pasan por el tamiz de la autocrítica, lo cual imagina si escribiera lo que realmente pienso y es que con el objetivo de ser “Políticamente correcto” me freno mucho cuando puede leerme alguien que no conozco, como tú, aunque también creo que esto no lo vas a leer.

En fin. Eso. Amigos madrileños de los que tengo un buen concepto, seguid siendo coherentes, consecuentes, serios y comprometidos y aunque esto lo escriba un simple plumífero de pueblo, y de la periferia, me gustaría lo mejor para Madrid y su Comunidad y manifestaros que la nuestra, la Comunitat Valenciana, seguirá abierta para todos aquellos que tengáis dos dedos de frente. Saludos.

 

miércoles, 31 de marzo de 2021

La teoría de la evolución de las especies, falla en algunas ocasiones.

 

Yo creía que la inteligencia humana hacía que la evolución de la especie llevara a la comprensión de ciertas cosas que viven y pululan por nuestras ciudades y poblaciones y que la asunción de ciertos parámetros se consolidaban en la mente de estos seres, todavía, llamados humanos y que, algunos de ellos, nos gobiernan.

Sin embargo, no obstante y a pesar de mi positiva creencia veo y leo un comunicado, atribuido al concejal de nuestro Magnífic Ajuntament, Sr. Albiol, miembro de ese partido de ultraderecha, es decir más allá de la derecha, que ha obtenido dos representantes en el hemiciclo municipal, porque el pueblo así lo ha querido y que solicita, entre otras muchas cosas, que se den de baja de una o varias revistas “pancatalanistas” y que nos van a borrar no sé qué topónimos que, según la Ley, tienen reconocimiento oficial.

Hacía tiempo que no escuchaba semejantes sandeces y amenazas parecidas a una situación normalizada y normal en donde cada uno, como Ud. , piensa con libertad y acepta los cánones que considera oportunos.

No sé, en la actualidad a que se considera pancatalanista o el topónimo que utiliza para nombrar a esta población que nos acoge y si es por lo de Burriana/Borriana hay que tener en cuenta que en “El cantar de Mío Cid”, primera obra escrita en castellano, aparecen ambas nomenclaturas.

Digo pues que creía que, el tema de lengua, había quedado relegado a una normalidad supuesta que como se puede ver no era tal y que, aún los hay, agazapados tras no sé qué, que aún nos retrotraerán a viejas fisuras que creíamos cerradas cuando, por lo visto, no era así y si, además, este partido político puede rentabilizar algún que otro voto, el otro partido de la derecha no tardará en desempolvar lo que haga falta para que no se escape ningún votante indeciso de votar al PP o al otro.

Así pues, querido Magnífic, borrense de esas “revistuchas” e inscríbanse en esas otras que tienen sus escritos en la lengua de Shakespeare o en las de Freud, que seguramente no protestarán y además podrán leer en primera lengua todos los escritos sobre el psicoanálisis y de esa forma a ver si algunos aprenden sus tratados y “la teoría de la evolución de las especies” de un tal Darwin para comprobar que esas mismas teorías fallan para algunos miembros del consistorio municipal, y de otros lugares.

Anulen esas inscripciones en las que pueden leer los libros de Ausias March y de esa forma entenderse con el vecino o las canciones de un tal Raimón o Lluís el Sifoner e incluso entender lo que hablan en ese “Apunt” que es una televisión que hablan igual que yo y en la que aparecen nuestros pueblos.

Pues eso, ya saben Sres. Mandamases de nuestro Magnífic, ahorren con esas anulaciones y dedíquense a lo que dicen estos Sres. que no es otra cosa que a predicar la ignorancia y la intolerancia.

Uyyy….. sin darme cuenta he escrito en una lengua de las que se escribir. Que listo que soy.

viernes, 26 de marzo de 2021

Afrontar el futuro sin perder el pasado

 Hay días en que uno se encuentra a ratos un poco cabreado y a ratos un muy cabreado y es, entonces, cuando escribe lo que piensa sin maldad, pero malhumorado. Sin acritud, pero indignado. Sin mala leche pero agriado por el escaso interés de muchos, en muchas cosas, que suponen la recuperación de una parte del día a día de la ciudad en la que viven y a la cual, en muchas ocasiones, gobiernan.

Hace, más o menos, siete años, recibo una llamada de una persona que me indica que si quería recuperar el fondo audiovisual de lo que fuera Planavisió. Quince años de historia visual de varias poblaciones entre las que se encuentra Burriana. Le pregunto que ocurría y me dice que puestos en contacto con la responsable de comunicación del momento, a la sazón la Sra. Pallardó, no había mostrado, el equipo de gobierno del momento, el más mínimo interés en recuperar este importante fondo documental.

Respondo afirmativamente que dado que van a vender la casa en la que se encontraban miles de cintas y que consideraba el valor histórico de la información allí almacenada, me haría cargo de las mismas con el objetivo de que, una vez pasadas las elecciones del 2015 se las ofrecería al nuevo equipo de gobierno.

Tras los comicios y con fecha cuatro de abril de 2016 mando un escrito al Magnífic solicitando una reunión con la máxima autoridad municipal con el tema apuntado. Desde entonces y hasta la fecha varios escritos, diversos comentarios y ninguna solución a la propuesta y a los planteamientos.

Ni la concejal responsable de la época, ni de quien la sustituyó ni de quien sustituyó al sustituto, estos dos últimos bajo la autoridad de la misma jefa y en definitiva responsable última de todo cuanto se hace o deja de hacerse en nuestro Magnífic.

Digo pues que harto de lo que parece mendigar la salvación de un patrimonio que corresponde a todos los burrianenses, tras avisarles por escrito y de forma verbal, sin que se despeinen por lo que les digo, voy a hacer entrega a los contenedores de basura de nuestra ciudad de todo ese fondo documental para que el tiempo y/o la tecnología recicle su contenido.

Ha habido poblaciones que han reaccionado y se han interesado por la parte que corresponde a su población, pero en nuestro municipio nada. Es como si la confianza existente entra algunos miembros del consistorio y quien posee los fondos diera asco, que así es. Una pena perder parte de lo vivido, pero la negligencia de quienes nos gobiernan hace que se pierda todo tipo de patrimonio bien sea rural, visual, auditivo, etc.

Sigo pensando que a Burriana, una ciudad con muchos recursos y posibilidades, le falta alguien que escriba su discurso con visión de futuro sin perder el pasado.

viernes, 5 de marzo de 2021

Hay que "hablar por hablar" o "no hay que hablar por hablar"

 Hay un dicho que indica que “no hay que hablar por hablar” y hay un programa de radio, emitido a altas horas de la noche, que se llama “hablar por hablar”. Entre la frase del dicho y el nombre del programa de radio, yo me quedo con el dicho y es que, visto lo visto hay gente que habla por hablar sin darse cuenta que no hay que hablar por hablar y yo le añado que no hay que hablar por hablar y, mucho menos, en las redes sociales,

Es muy probable que lo que hago ahora sea hablar por hablar, sin tener en cuenta que no hay que hablar por hablar, pero visto lo que leí ayer jueves en los comentarios que se hacían durante la retransmisión del pleno municipal de nuestro Magnífic Ajuntament de Burriana, lo que diga se queda corto con lo que pienso dadas las imbecilidades que se dejaron escritas en el apartado de comentarios. Eso si que es hablar por hablar.Y, además, pueden volver a verlas, pensarlas y comentarlas.

Ahora todo se circunscribe a la libertad de expresión. Pero, sin embargo, de vez en cuando no nos damos cuenta que la libertad de expresión, mal entendida, nos puede llevar a la estupidez, del que habla o escribe. Denota las intenciones del hablador o escribiente y, también, denota la capacidad intelectual del mismo, el cual, sin ser ni más ni menos que “los otros”, película de Amenabar, descubre la capacidad intelectual o moral de cada quien y cada cual.

Así pues hay que hablar por hablar, cuando se tienen fundamentos, razones y pruebas de lo que se dice o de lo que hacen quienes criticamos. Sin embargo no hay que hablar por hablar cuando no tienes los conocimientos ni capacidades al no tener la información adecuada, sin embargo puedes decir lo que consideres teniendo las bases y los mimbres adecuados para decir lo que uno dice, aún a sabiendas que los oídos de los demás pueden no estar preparados para escuchar lo que oyen o los ojos leer lo que leen.

Pues bien, eso. Si quieren saber lo que dijeron y quienes lo dijeron no tienen mas que entrar en el siguiente link y lo comprobarán. Saludos para todos.


Pulsar y entrar en comentarios.

https://www.facebook.com/watch/live/?v=265940915001470&ref=notif&notif_id=1614880512803631&notif_t=live_video_explicit

miércoles, 24 de febrero de 2021

Con un comportamiento más cívico todo iría mejor y, probablemente, nos costaría menos.

 Los ciudadanos, los de esta u otra ciudad somos muy exigentes. Exigimos unas ciudades limpias, unos impuestos bajos, unos servicios cada día mejor, una atención más personalizada y que nos dediquen más tiempo, pedimos unos servicios públicos de mayor calidad y un largo etcétera de cosas que, sin lugar a dudas, consideramos que nos merecemos. Y no lo dudo.

En absoluto dudo que no nos merezcamos una mejora de todas nuestras exigencias y de todo aquello que pagamos a través de nuestros impuestos. Sin embargo, nuestra aportación impositiva no presupone que cuando saquemos al perro a pasear se mee en cualquier pared, en todas menos en la nuestra, que el mismo defeque, por decirlo en plan finolis, en el lugar que le plazca y que quede allí ese resto para que alguien, que va mirando su teléfono móvil, pise tan preciado galardón.

Nosotros los ciudadanos queremos que las calles estén limpias de lo anteriormente expuesto y, como no, de todos esos montones de cosas que cada noche, algunos, sacan y dejan al lado de un contenedor. Dejan un colchón, un televisor viejo de esos a los que se le ponía la bailarina sobre su enorme cajón y un marco de plata con la foto de los niños. Pero no sólo dejan la tele y el colchón, también la silla que sobraba o el aparador del mueble del comedor de cuando se casaron nuestros padres y cuando llega el verano las chanclas que se guardaron el estío pasado y que hemos visto que están rotas o se han quedado anticuadas.

Nos gusta, también a los ciudadanos, salir a pasear por nuestras calles y caminos para estirar las piernas y oxigenarnos y nos encontramos, en ese cruce de caminos que todos sabemos con un vertedero en donde algunos desaprensivos tiran, de forma incontrolada, los restos de la obra que han efectuado en su casa o en la casa de otros haciendo que lo que debería ser un paseo placentero, se convierta en un camino que, de vez en cuando, hace te cabrees un poco al ver lo que encuentras en tu recorrido.

Hace ya años, que nuestro Ayuntamiento, el tuyo o el mío, pusieron un eco-parque. Este lugar no es otra cosa que un sitio, que pagamos entre todos, en el que todo lo que tiras en la calle o en los caminos lo puedas llevar allí y, de esa forma, reciclar sus contenidos muchas veces contaminantes y que de esa forma evitas que puedan trastocar el medio ambiente y hagan daño a la naturaleza o la agricultura.

Digo pues, que teniendo el servicio, el lugar y la posibilidad de tirar lo que te sobra en un lugar controlado para qué tienes que abandonarlo de forma descontrolada.

Me gusta exigir a nuestros gobernantes calles limpias, caminos limpios, una ciudad más bonita, más amable y más vivible, pero considero que también los ciudadanos tenemos nuestra responsabilidad para que ello se cumpla. ¿Cómo? Sin duda teniendo un comportamiento más cívico todo iría mejor y, probablemente, nos costaría menos.


Como acompañamiento a este artículo inserto una canción que nos introduzca y nos induzca a conservar el medio ambiente.

Joan Manuel Serrat "Pare"

https://www.youtube.com/watch?v=NQOf6duI9jI

 

viernes, 19 de febrero de 2021

Querido chorizo que estas en el Consejo de Ministros

 

Querido chorizo que estás sentado en el Consejo de Ministros con un “pirri” que desmerece la honorabilidad y el porte con que lo llevaba mi abuela. Digo pues que, amparado en mi libertad de expresión de la que tanto haces gala con el objetivo de controlar a todos los medios de comunicación que, también amparados en su libertad de expresión tapan tus vergüenzas y la de algunos miembros de tu partido, anden como anden, voy a hacer algunas consideraciones.

Es una vergüenza para el consejo de Ministros, en el que te sientas, que seas tan infiel con quienes te protegen, amparan y hacen posible que puedas pagar la hipoteca de tu “casoplón” y el de tu consorte que también se sienta en la misma mesa del Consejo y que pretende emular a la Preysler en sus apariciones mediáticas.

Digo pues que, amparado en mi libertad de expresión contenida y de autocensura personal, no voy a enumerar todo lo que realmente pienso sobre lo tuyo y los tuyos, probablemente, porque si lo dijera traspasaría los límites de esos principios que me inculcaron y de los que tu careces porque fuiste educado, supuestamente, en un ambiente hostil al otro lado de los esos límites de la libertad de expresión en los que no se tiene presente ni el valor a la vida.

Tu promiscuidad y ganas de poder, conjuntamente con las ansias de poder de quien eres vicepresidente, están mermando la moral de miles de ciudadanos que tuvieron un ápice de esperanza al depositar una papeleta con sus siglas. Tu infidelidad y la de los tuyos están haciendo mella en una ciudadanía con muchos problemas que no eres capaz de solucionar, dado que lo único que te aseguras y solucionas son tus problemas financieros personales.

Tu falta de honestidad para con quien compartes viaje hace que lo que pudiera ser un halo de ilusión, no por ti sino por tus compañeros de viaje, se haya convertido en un sainete de incongruencias  que merman la convivencia ciudadana más ocupada en ver como soluciona sus propios problemas personales y familiares y como dar de comer a sus hijos.

Los paripés que montáis, tú y los tuyos, os desplaceis como os desplaceis, no son más que proclamas incendiarias tras las que se ocultan, únicamente, deseos de falsa subsistencia egoísta y que ampara, tras la cortina de la libertad de expresión, un espíritu trasnochado de revolución en unos tiempos en los que, aunque siempre quede una revolución pendiente, la realidad es muy tozuda.

Por eso te digo, querido chorizo sentado en el Consejo de Ministros, que delante de la policía ya corrimos; que libertad ya pedimos también y la conseguimos; reivindicamos muchas cosas, en otros tiempos, que te están sirviendo a ti de revulsivo para mantenerte en el candelero y es que tus plataformas 15M, escraches anti-desahucios, tuercas, etc. y tus grandes proclamas no te han servido para tener principios ni ética.

Todo esto lo he dicho amparado en mi supuesta libertad de expresión.