Las aguas del PP de Burriana bajan turbulentas, a pesar de la aparente tranquilidad.

 El actual portavoz del Partido Popular en el Pleno del Ayuntamiento de Burriana, Juan Fuster, no encabezará la lista electoral para el año 2023 lo cual ha motivado que haya una serie de movimientos internos en esta formación que ha propiciado la elección de Alejandro Clausell como presidente local del PP y en cuya elección han tenido que intervenir fuerzas de carácter provincial.

Para este cargo, presidente local, se habían barajado otros nombres, sin embargo ninguno de ellos era del agrado provincial, los unos por tener cierta personalidad, los otros por tener amistades presuntamente peligrosas y la última opción, la que ha triunfado, era la más dócil, la más fácil de dominar desde la capital de la provincia y de sus mandamases.

Sí. Después de la elección llegaron las cervecitas, las risas y los buenos deseos en una cafetería del centro de la población, pero antes de ella, la elección, había habido otras muchas cosas no tan placenteras. Conversaciones, intenciones y, también, desencantos porque según le reconocía a un servidor el actual portavoz municipal se ha dado cuenta, a lo largo de estos últimos años, que no había elegido bien a los miembros de su candidatura y que algunos de ellos le habían defraudado mucho.

Eso que me decía no es nada nuevo. Suele ocurrir en muchas ocasiones y en muchas circunstancias bien diferentes, pero cada uno sabe de su procesión y la cuenta según le va.

Los cambios los pudimos ver, en parte, durante el pleno ordinario de este mes de noviembre que tuvo lugar el pasado jueves y en donde el presidente local tuvo una importante participación que, hasta la fecha, había asumido el portavoz actual, sin embargo se dejó entrever la, presunta, capacidad de entender algunas cosas de las que le estaban explicando desde la bancada gobernante y que, en el futuro, el tema de los sueldos continuará estando presente en el hemiciclo municipal muy por encima de los problemas reales que afectan a nuestra población.

En Castellón el Partido Popular está contento, creen que no tendrán problemas con Burriana, sin embargo y a pesar de las apariencias las aguas del PP de Burriana bajan turbulentas, a pesar de la aparente tranquilidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jenaro y no Genaro

Querido chorizo que estas en el Consejo de Ministros

Querida pava que presides la Comunidad de Madrid