martes, 18 de abril de 2017

Nada pues, a disfrutar del nuevo vial.

Leo y escucho algunas cosas sobre la Avenida Jaime Chicharro, más conocida como la carretera del puerto y sobre su nuevo aspecto y ante tantas tonterías que vuelvo a leer y escuchar destaco aquella de los retrovisores y, entonces, ante tanto absurdo sólo se me ocurre mirar la agudeza de los cobardes anónimos que no hacen más que dar risa en sus publicaciones.

Probablemente, si yo hubiera tenido poder de decisión la hubiera hecho de otra forma, nadie la haría igual que el otro, cada uno tenemos una forma de pensar y de sentir, unas sensibilidades u otras, pero mi única diferencia hubiera sido, con toda seguridad una treintena de centímetros, lo demás hubiera quedado, más o menos, igual que está ahora.

Para todos esos agoreros que auguran tantos y tantos males a este vial, habrá que decirles que cuando se circula, se tiene que hacer eso, circular y dejarse de coger el teléfono y otros menesteres y mirar hacia adelante a la velocidad que permite una zona urbana.

De lo que no cabe ninguna duda es que mejor que estaba está y que ahora, como siempre ocurre, habrá que llamar a la concienciación ciudadana para que su estado sea el correcto con el objetivo de que su estado sea cada día mejor. Para quienes critican el vial políticamente habrá que recordarles que otros en muchos años, no fueron capaces de hacer nada y para quienes lo critican por su forma, dejen un poquito de margen para ver los resultados.

Hasta la fecha los únicos resultados que vemos son el gran uso que los viandantes y ciclistas hacen de esta nueva infraestructura y de lo demás, por suerte, nada de nada.

¿Alguien ha oído hablar de la carretera que desde la carretera del puerto, pasando por el ambulatorio llega hasta la carretera del Grao?, pues que la revisen que es mucho más estrecha que el nuevo vial referido. Y, junto a este, hay otras varias calles que tienen similares características y que proyectaron aquellos que convirtieron a Burriana en una ciudad en la que la chatarra ocupa las calles y plazas más importantes sin haberles importado, en absoluto, la estética y el futuro de esta población cuyos recursos y posibilidades son muchas y las capacidades de quienes la han dirigido han sido muy reducidas.

En fin eso, yo sólo les diría que trabajen con visión de futuro y que ahora emprendan el cambio de la población desde el interior hasta la periferia para que, de esa forma, se recupere el patrimonio de esta población que se merece algo más de lo que tenía.

Nada pues, a disfrutar del nuevo vial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario