jueves, 16 de febrero de 2017

Un proyecto para Burriana

Hoy, visita Burriana un conseller de la Generalitat y en las últimas semanas hemos visto como algunos directores generales, técnicos de alguna que otra conselleria y otra consellera han visitado nuestra población, lo sé porque he visto las fotografías en algunos medios de comunicación y sé que es pronto para ver los resultados de sus visitas y la efectividad de las intenciones manifestadas. Esperaré, no sé cuanto tiempo, pero esperaré.

Sin embargo, yo me pregunto, a veces, por donde llevan a estos señores, porque, seguramente no les llevan por donde están realmente los problemas. Por ejemplo, a la consellera d’Obres Públiques y muchas otras cosas, además de enseñarle la carretera del puerto, cuando se marchara la acompañaría por la carretera de Nules y que sintiera, en nalga y coche propio, los baches del tramo entre la rotonda de la autovía y el casco urbano.

Al de comercio lo llevaría por el centro para que conociera nuestras magníficas calles comerciales cuyo pavimento queda muy lejos de lo que deberían ser una calle comercial y con gran cantidad de baldosas sueltas y deterioradas, además de mostrarle el cementerio de coches que cada día encontramos en el centro neurálgico de nuestra población donde, también, se encuentra mi coche.

Al de medio ambiente le enseñaría los magníficos proyectos que tenemos de regeneración plantando arbolitos sin ningún proyecto claro de lo que queremos hacer en el Clot, El Arenal o la desembocadura del Millars...........

Nada, que digo todo esto, porque considero que después de un año y medio de gestión deberíamos tener un proyecto claro de trabajo, de ciudad, y de futuro. Y, si bien, el proyecto de ciudad puede considerarse que se tiene en el programa electoral de cada uno, sí deberían tener una calendario de ejecuciones y de realizaciones para lo que queda de legislatura. ¿Lo tienen? Si lo tiene a través de esa magnífica concejalía de transparencia debería estar reflejado.

Mientras el equipo de gobierno hace esto, la oposición, ahora, tiene prisa en ejecutar muchas cosas que hubieran podido estar ejecutadas si durante su periodo de gobierno, valga la redundancia, las hubieran ejecutado. Lástima de tiempo perdido y de sueldos desperdiciados.

Hoy nos visita un conseller y a lo largo de su visita y de la charla que pronunciará hablará de la crisis de 1917. Amén. Fantástico. ¿Algo más? Por cierto yo iré.



martes, 14 de febrero de 2017

Hoy la música en Artana suena triste

Hoy la música en Artana suena triste, la Banda de Musica y la rondalla parroquial, en las últimas décadas bajo la batuta de Paco Mechó, le dirán adiós con una sentidas notas musicales y corales como último homenaje a quien tanto ha hecho por la música y la cultura en esta pequeña población de la Serra d’Espadà.

A través de las redes y de mi amiga Marta me entero que este nulense de nacimiento y artanense de adopción ha dejado su batuta en la tierra para dirigir otros coros y otras bandas más allá de donde alcanza nuestra imaginación y sólo se llega con la fe y el deseo de un mundo mejor.

Nuestro conocimiento y relación era escaso, pero no por ello voy a dejar de reconocer la labor que esta persona ha llevado a cabo en la población y, especialmente en el mundo de la educación, la cultura y la disciplina que la música y el canto son capaces de aportar a la vida de las personas.

La discurrir de las pequeñas poblaciones no está llena de grandes personalidades, pero si de grandes personas; no suelen tener gentes mediáticas que salen en prensa y medios de comunicación, la vida de un pueblo tiene un discurrir sin prisa, sosegado y su “impass” lo marcan personas como Paco, un sencillo director de banda y de rondalla que ha mantenido la llama músico-cultural encendida en los últimos lústros. También lo marcan la propietaria de la tienda de toda la vida, el que regenta el bar, el estanco o quien vende los hilos de coser.


Hoy la música, pese a todo, sonará muy fuerte. Quienes fueron tus alumnos en la banda y amigos en la calle soplarán con rabia para que su música, tu música, se escuche por las calles de esa población que tan bien te acogió y a la que tu tanto llegaste a querer. Sin embargo junto a la boquilla del instrumento, en el palo de la baqueta i en la púa de laúdes, guitarras y mandurrias habrá una lágrima de cariño y dolor, a partes iguales, que quiere homenajearte en este último viaje. Hasta siempre Paco.

martes, 7 de febrero de 2017

Sin que sirva de precedente

Hace tiempo que no escribo apenas y es que, entre unas cosas y otras, a veces pienso que de poco sirve que apuntes los defectos que pueda tener nuestra sociedad, las carencias que tenga nuestra población o cualquier otra cosa que requiera un pequeño arreglo por parte de aquellos responsables a quienes confiamos nuestro voto y es que, a veces, pienso que lo que escribimos los plumíferos y lo que demandan muchos ciudadanos, a quienes elegimos, les importa bien poco.

También influyen otros aspectos, pero la verdad es que tengo mis dudas sobre que esta situación, detectar algunos posibles fallos, sea la forma más adecuada para aportar mi granito de arena a una mejora de todo aquello que nos rodea y que tiene su situación geográfica en nuestros espacios más inmediatos.

Ayer me encontré con Rosa, esa persona que me recuerda que no escribo desde hace veinte días, y le digo lo mismo y, ella, me insiste en que escriba alguna cosa y como, en este momento me falta ese ápice de ser crítico para conseguir progresar un poco, me enfrasco en escribir este texto que pretende salir al paso del, como dije en mi anterior artículo, mi apesebramiento al poder establecido.

Sin embargo, cuando esta tarde me he enterado que se han entregado los premios de la Fundación Cañada Blanch y que había una charla de un ponente, me he cabreado al ver, nuevamente una vez más y creo que no será la última, que los servicios de promoción de actividades de nuestro Magnífic, desde el área de cultura, educación o cualquier otra, fallan como una escopeta y no es por la gran trascendencia que puedan tener los premios, que para mí si que la tienen, sino porque hay un montón de actividades, organizadas en su mayoría por el Ayuntamiento o con su colaboración, que no tienen la repercusión previa que posibilite que a la convocatoria acudan, simplemente los que aparecen en la foto posterior. Una pena.

Lo anteriormente dicho pone de manifiesto, siempre desde mi óptica, el fallo del organigrama del equipo de gobierno que tiene escasez de medios en algo que debería ser primordial como pueda ser la información “pre-acto” a los ciudadanos para que puedan acudir al evento. Es un fallo en la concatenación de las sinergias que deberían reinar en el equipo de gobierno para difundir previamente su trabajo y su gestión y la soledad de un despacho que debería contar con un gabinete de Alcaldía correspondiente al nivel de esta ciudad en la que intentamos habitar que se llama Burriana y ello debería conseguirse a pesar del “Acord per Borriana” y de la oposición.

Nada, eso, Rosa ahí va esta pequeña reflexión, sin que sirva de precedente.


lunes, 16 de enero de 2017

La respuesta cada uno

Ya llevo tiempo sin escribir nada y es que este año no les he escrito carta ni a los Reyes Magos y es que estoy un poco vago o, a lo mejor muy desencantado y ante esta situación creo que voy a “apesebrarme” un poco y atacaré, en esta ocasión a esa oposición que cada día nos deleita con esos titulares reivindicativos de un “nuevo hacer” que no tenía cuando estaba en el gobierno, cuyo periodo gobernante alcanzó las dos décadas o lo que es lo mismo cuatro lustros o, para que parezca un poco más, veinte años.

Empiezo por los últimos titulares. “El PP pide a podemos un esfuerzo para que el código ético que garantizaron en 2015 que estaría en un mes, se apruebe en 2017, que es este año que acabamos de comenzar”; razón no les falta, pero es que este concejal está dentro de un circulo que le impide salir al exterior y es que con “su mucho trabajo” y sus dedicaciones no tiene tiempo para tanta cosa. No obstante, si lo hubieran hecho Uds. En los veinte años, ya estaría terminado.

Otro titular. “El Partido Popular exige al PSPV reunir a los afectados por el Pativel como han hecho en Alcossebre para evitar las dudas y el malestar general”. El Pativel es esa Ley que pretende hacer el gobierno autonómico y que pretende regular y ordenar la zona costera y es que como siempre ha ocurrido, todos se han desarrollado, menos nuestro hermoso parque playero que ocupa más de 250.000 metros cuadrados al lado del mar y que no ha sido, nadie, capaz de realizar algo interesante en su interior. Una pena que no se haya hecho algo allí que revitalice la economía burrianense.¿Quien gobernaba hace dos años?

Más titulares. “Burriana asume unos gastos de 4.000 euros para recoger las basuras del puerto después de que el consell no lleve a cabo su gestión”. Vaya derrochadores estos, se han gastado cuatro mil “euretes” recogiendo las basuras extras y es una pena que no se acuerden de lo que nos han costado las basuras y el festival Arenal Sound mientras ellos gobernaban, creo que la cosa estaba por los 600.000€ euretes del alma; ahora bien tampoco nos hubiera ido mal ahorrarnos cuatro mil euretes más.

Nada, pues que eso, tres titulares, solo, para una resaca de Año Nuevo en que los Reyes nos hubieran podido traer más cositas como “Una Borriana, més Bonica”; una cavalcada muy mejorable; una mayor ilusión de futuro y un proyecto de ciudad con visión de futuro.

Pero, también, una remodelación eficaz y resolutiva de las delegaciones municipales, ahora que hay una nueva incorporación; un poco de pavimento para la carretera de Burriana a Nules y para el camí l’Axiamo; una mejor iluminación de la zona centro de la población y ya puestos hasta un parking en el Pla. ¿Qué todo esto es mucho para los Reyes? Pues que se muevan y busquen formulas, es posible que haya empresas y empresarios a los que les interese una propuesta interesante.

Mientras que esto no ocurra, pienso, ni el centro urbano, ni el comercio local podrá revitalizarse. El centro está lleno de chatarra de coches, entre ellos el mío. En qué poblaciones, similares a Burriana, no hay un centro exento de vehículos y de circulación. La respuesta cada uno.



viernes, 16 de diciembre de 2016

Adiós Llombai, adiós

¡Qué ilusión! Dentro de nada Burriana tendrá un solar más, el del antiguo IES  Llombai y con él se incrementa el número de solares municipales Siendo cuatro los más importantes, la Papelera, El Arenal, la finca del Millars y, a partir de nada, el antiguo instituto.

Hace ya tiempo que escribí sobre la posible reutilización de los diferentes edificios que están situados en lo que en el futuro será el solar del antiguo IES  llombai y es que con la carencia de espacios que tiene Burriana para muchos usos, que se derribe un edificio cuyo uso es reutilizable, me parece una temeridad.

Tras el abandono, desidia e incapacidad demostrada, del anterior equipo de gobierno, en la utilización de espacios para uso público de entidades y colectivos diversos, se han encontrado, actualmente, las formaciones gobernantes con un expediente, supongo, difícil de reconvertir aunque creo que se ha hecho poco para ello.

Dentro de nada, eso, cuatro magníficos solares a los que el único que prácticamente saca partido es la organización del festival Arenal Sound, el futuro “mercat de la mar” y poco más y mientras tanto seguimos pensando en conseguir ser una ciudad turística y comercial. ¡Vaya pues esperanzas más pobres que tenemos!

Como no quiero ser muy agorero, en estas fechas de cordialidad, fraternidad y buenos deseos, voy a dejar de lado este tema para pedir al gordo de la Coca Cola que llega por Navidad, con su traje rojo y sus barbas blancas, que traiga mucha ilusión y ganas a nuestros gobernantes más inmediatos, que les entusiasme en sus logros y proyectos y, al mismo tiempo, valentía para que si del equipo titular hay quien no tiene ilusión, ponga a los reservas y decirles que, aunque jueguen con diez, o nueve, no pasa nada, lo importante son los logros y las metas del conjunto y no los objetivos de los jugadores.


Y si este señor, en quien tengo poca fe, no lo trae, se lo pediré, también a Los tres Reyes Magos que estos si que vienen todos los años a mi casa y les volveré a pedir lo mismo y alguna cosita más porque, la verdad, nos hacen falta muchas más cositas.



https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=5031209677144851112#editor/target=post;postID=3236893771995889362;onPublishedMenu=allposts;onClosedMenu=allposts;postNum=4;src=postname

sábado, 10 de diciembre de 2016

Llega la Navidad a Burriana


Hola, que tal. En estas fechas en las que nos encontramos, entre la purísima y Navidad, viene bien hablar de esos prolegómenos de la fiesta por excelencia en la que la familia, las buenas viandas y los buenos sentimientos afloran a flor de una piel que muchas veces se nos muestra insensible e incapaz de vislumbrar nuestro entorno y la realidad.

Pero hoy no voy a hablar de cosas tan trascendentes, voy a hacerlo de las lucecitas de la navidad, esas que en algunas grandes ciudades son motivo de atracción turística y que tienen como objetivo la compra y el mercantilismo más puro y es que sin lo uno, no hay lo otro.

Pero no voy a irme a una gran ciudad para hablar de sus lucecitas, voy a hablar de las que tengo más cercanas y es que, por fin, este año El Pla de Burriana celebrará la Navidad. Desde que un temporal hará la friolera de unos dieciocho años, derribó el abeto que había frente a la pastelería La Palma, no había habido una iluminación decente y aunque la actual es mejorable, entendiendo que es el centro neurálgico de la población, la verdad es que levantó expectación la “encesa” del árbol de Navidad y del alumbrado instalado para el efecto en la ciudad.

Pero no para ahí con el árbol, por fin han desaparecido las lágrimas invisibles que colgaban de algunos puntos y han puesto estrellas de oriente que, supongo, serán para que nos orienten y nos demos cuenta que estamos llegando a la Navidad; sólo falta que ahora se dignaran montar, con decencia y como se merece, el nacimiento en la plaza Mayor. Con este alumbrado parece que se empieza a vislumbrar un intento de recuperación del espíritu navideño que legislatura anteriores dejaron decaer hasta la extenuación. El año que viene seguro que mucho mejor.

Esto último viene a colación de un comentario que he tenido con una amiga periodista con la que comentaba que nuestra ciudad podría tener un Belén realizado por artistas falleros y que estuviera repartido por las calles de la población, dividido en escenas, y que fuera motivo de atracción para los vecinos de otras poblaciones. La idea no está patentada y, si quieren, pueden hacer uso de ella.

Nada eso, que me alegro por las lucecitas y, como la felicidad no es completa, me acabo de enterar que las bombillas que no están en el árbol de Navidad, las quitan después de la feria del comercio. ¿Volverá la oscuridad al Pla?

domingo, 4 de diciembre de 2016

Descanso crítico

Si, ya lo sé Rosa, me dices que hace días que no escribo nada y es que como no me gusta lo que se hace en este, “tu pueblo y el mío”, no quiero hablar mucho de ello o mejor dicho, de él, para no atosigarme ni entristecerme por la falta de proyecto global de quienes nos gobiernan y por la falta de sentido común de una oposición que no sabe donde está y tampoco, me da la impresión, le importa saberlo.

Podría hablar de las lucecitas de la navidad o del Mercat de la Mar, o del Arenal Sound o del Arenal a secas o de la Serratella, de Sant Gregori que espero que sus posibles inversores no sean una nueva versión de los “malayos” de hace unos años, aunque la diferencia de su mediador es muy diferente de la de aquellos. En fin, eso, que podría hablar de muchas cosas y poco me apetece hablar de nada de ello, porque luego dicen que siempre hablo de lo que no hacen o de lo que considero que no hacen bien.

Voy a comentarte que hace unos días paseando por los alrededores de mi población de nacimiento, Artana, me acerqué hasta el calvario, lugar emblemático para los originarios de la población y, como no, incluido también yo, cuando al mirar hacia la costera, montaña en la que se encuentra enclavada parte de la población, el calvario y el castillo y mirar al espacio existente entre estos dos últimos espacios, castillo y calvario, y verlo como se encontraba, me vinieron a la mente escenas de mi infancia y con cuya visión llegué a la conclusión de que en algún momento de mi vida había sido útil para la conservación del ecosistema.

Me explico. Cada año durante la “Pasqua de Sant Vicent” Artana celebra las fiestas en honor del Cristo del Calvario y es tradición que quienes vivimos fuera de la población acudamos durante la tarde-noche del lunes a la tradicional “Pujà de la peana” en la que se devuelve la imagen del Cristo desde la iglesia hasta su calvario para que al año siguiente se rememore, nuevamente, esta tradición centenaria. Digo pues que durante esa noche y allá cuando yo era mozalbete cuando subíamos la imagen tras llegar a su capilla nos dedicábamos a quema “les boges”, que no eran otra cosa que las plantas secas que nacieron el año anterior y que requerían una regeneración a la cual ayudábamos nosotros quemándolas para con el fuego, purificador o no, resurgieran con más fuerza al año siguiente.

Desde hace ya unos cuantos años entre las prohibiciones de hacer nada en el monte, la superprotección a los niños y otras cosas varias se impidió que se continuara con esta acción que, he llegado a la conclusión que no tenía más que una función, sin saberlo, de protección de la naturaleza y de la propia población. Ese día me sentí que en algún momento de mi vida formaba parte de la cadena medioambiental que tanto pregonan aquellos que tanto prohíben hacer algo válido con la naturaleza y el medio ambiente. Porque protegerla no es, únicamente, no poder hacer nada en ella.

Llegué a la conclusión, mejor dicho llegue nuevamente a la conclusión, que si pastaran los ganados de ovejas, cabras o toros que otrora había por estos mismos espacios no se producirían los incendios que ocurren y si en vez de denunciar a quien tiene un ganado de estas especies, les protegiéramos y se posibilitara que limpiaran el sotobosque, se reduciría la superpoblación de esos pinos invasores que están acabando con el pino autóctono de nuestras montañas que tanto abundaban tiempo atrás y su limpieza y conservación sería más provechosa para todos, incluida la propia naturaleza.


Eso pues, en otro momento hablaré de la Navidad, las lucecitas, el turrón y las burbujitas del cava que seguramente poblarán la mayor parte de las mesas de todos nosotros.