martes, 28 de enero de 2020

530 y a por más


He tenido la curiosidad de contar los artículos escritos desde que comencé con este blog y tras el recuento oportuno he podido comprobar que en este décimo aniversario desde que comencé a utilizar este medio para expresar mis pensamientos y a través de ellos mi forma de ser, he escrito, mejor dicho, publicados, quinientos treinta artículos y digo publicados y no escritos porque algunos de los redactados no han sido publicados y es que mi autocensura, tras escribirlos, me ha aconsejado no publicarlos.

La pregunta ante lo anteriormente dicho es ¿Por qué? Y la respuesta es rápida, algunos de ellos corresponden a fuertes motivaciones que me han conducido a escribir algo que podía herir la sensibilidad de alguna persona; porque me radicalizaba en cierta manera de mismo pensamientos tranquilos y más o menos sosegados y también porque, tras su redacción no me parecía estético.

Sin embargo, durante este tiempo han ocurrido a mi alrededor y en mi propia persona muchos acontecimientos que he intentado ir plasmando con mi forma y mi personalidad, mi inconformismo, con el deseo de que, “mis pueblos”, sean mejores, más modernos, más respetuosos con el medio ambiente, tengan una mayor visión de futuro y se proyecten mejor con la finalidad de obtener sus objetivos, aunque, a veces, parece que quienes nos gobiernan carezcan de visión, de proyecto y de ganas de conseguir mejorar su ciudad. Incluso, a veces, dudo de la capacidad de algunos.

Los más de quinientos artículos escritos han hablado de todos los temas. De lo divino y de lo humano. De lo tangible y, también, de lo intangible. De este pueblo y del otro. De música y cultura. De arquitectura y de urbanismo. De agricultura, de industria y, aunque un poco menos, de deporte.

Algunos de ellos han estado auspiciados o inspirados por amig@s, como Rosa, que me ha “arreado” para que escribiera o escribiese más y, la verdad lo ha conseguido. Desde aquí te mando un abrazo para que continúes luchado contra las adversidades deseándote la mejor de las suertes.

En fin, a través de estas letras y de estos pensamientos he ido, a la vez, dejando entrever mi reservada intimidad y, a veces, mis raros pensamientos y la lo largo de ese mismo tiempo ha habido alegrías y tristezas y como lleva el título de la “goyesca” película de Almodovar ha habido dolor y gloria a partes iguales intentando, siempre, que la gloria supere al dolor que el día a día nos hace ir superando.

Hasta otros muchos más y gracias por seguir leyéndolos.

jueves, 16 de enero de 2020

Me estáis desencantando


Este año he escrito carta a los Reyes Magos de Oriente y es que he pensado que para pedirles lo mismo que años anteriores y que no me lo traigan, prefiero no escribirles la carta y que me traigan lo que quieran, ellos saben que me porto bien, que colaboro en lo que puedo, que trabajo lo mejor que sé y que, en líneas generales, soy buen chico.

A pesar de no haberles escrito, se han portado bien y me han traído algo de ropa, un libro que ya he comenzado y resulta ponerse interesante y, como no, una buena botella de vino, como si supieran que me gusta el vino para compartir y departir con amigos y conocidos.

Y es que si les hubiera tenido que escribir la carta, les hubiera mandado una copia de la de cualquier otro año con las mismas peticiones incumplidas que no me trajeron hace ahora, justamente, trescientos setenta y cinco días.

Me sabe mal decirlo, por pesado, pero es que me gustaría que me trajeran una remodelación importante del centro y casco histórico de esta ciudad que nos acoge que no es otra que Burriana; me hubiera gustado que el alumbrado público mejorara de forma considerable y que, realmente, los jardines públicos estuvieran en buenas condiciones y realmente sirvieran para lo que son creados y que no es otra cosa que el uso y disfrute de los ciudadanos.

Me hubiera gustado que se abriera el Museu de la Taronja; que se acondicionara el Centre Municipal de Cultura con las condiciones, internas y externas que requiere un edificio de estas características por su uso y su importancia patrimonial para nuestra ciudad.

Me gustaría tener una zona caravaning, que se promocionara turísticamente esta mediterránea ciudad en la que vivimos y que nuestra en nuestra playa se ubicaran servicios que la potenciaran de forma considerable; me gustaría la mejora de muchas calles y se contara con ayudas para la rehabilitación de edificios singulares y otras muchas cosas que resumo en este etcétera.

Pero eso, este año os he dejado descansar para que cojáis carrerilla a lo largo de este tiempo que falta para que volváis y para que, mientras tanto, veamos si se realizan algunas de las cosas que os he pedido a lo largo de estos últimos años. Tened en cuenta que me estáis desencantando y si no me hacéis caso me pasaré al gordo.

domingo, 12 de enero de 2020

Una gran cantera para asegurar el futuro


Es un domingo fresquito de esos nuestros inviernos suaves a la orilla del mar. No llueve tras los cristales gélidos de esa ventana que me conecta con la Plana, sus carreteras y sus caminos. Apenas se escucha el bullicio de la gente por la calle y es que las grandes superficies han abierto sus puertas para, a través de la rebajas, sacarnos los restos del peculio que nos ha sobrado de las suculentas fiestas comerciales que acabamos de dejar atrás, justo en el momento en el que los niños reciben, absortos y nerviosos, los regalos que les traen SS.MM. los Reyes Magos.

Cae la tarde, la noche se va adueñando del cielo y de las calles que encienden sus luces, ya sin adornos navideños, y es en ese momento, harto de lo que estoy viendo, cuando recuerdo que hay organizado un concierto de un trío musical que, todavía no había escuchado.

Me dirijo a la sala de actuaciones, gente en alguna terraza, unos pocos que van en mi misma dirección y lugar, una señora que pasea un perro con su botellita de agua en la mano para limpiar lo que su mascota miccione. Poco a poco voy llegando al lugar de la actuación.

Cinco personas hacen cola en la churrería para comprar churros o buñuelos recién hechos y calentitos. Un señor con otro perro y su botellita correspondiente acerca al can a la palmera que hay frente al mercado, dos niños juegan a la pelota en la pared de la Casa de la Cultura mientras algunos observan los escaparates comerciales de las tiendas.

Llego al lugar, un centenar de personas esperan pacientes el momento del inicio del concierto, tomo asiento mientras saludo a conocidos y otras personas hacen lo mismo a la espera del momento del comienzo.

En el escenario un piano espera las ágiles manos que lo van a acariciar. Es negro y a su alrededor encontramos tres sillas y dos atriles. Al momento salen los músicos, uno lleva el clarinete en la mano y su compañera el violonchelo, mientras que dos jóvenes más les acompañan, uno es el pianista, no veo sus manos para descubrir quien es hasta llegar a la banqueta correspondiente y el otro es quien pasará las hojas de la partitura del pianista mientras transcurra la pieza musical.

Magistralmente interpretan a Brahms y a Beethoven y una pieza de regalo más contemporánea. El público aplaudimos contentos y satisfechos de lo que acabamos de oir y, también, orgullosos de los muchos jóvenes burrianenses que han hecho de la música su afición, su vocación y su profesión.

Todo ello es una muestra del gran trabajo de la banda de música, del conservatorio y de todas aquellas agrupaciones que trabajan por la cultura y que tienen una gran cantera para asegurar el futuro. Precioso final para una hermosa tarde de domingo invernal.

domingo, 15 de diciembre de 2019

Presupuestos aprobados a pesar de la oposición


Poco tiene que decir el Partido Popular de Burriana, cuando en el debate presupuestario en el Ayuntamiento, el principal argumento que este partido encontró para rebatir las cuentas municipales fueron los sueldos y el aumento de retribuciones que desde junio perciben los miembros del equipo de gobierno municipal de la capital de la Plana Baixa.

Nada nuevo bajo el sol sobre unos presupuestos que suponen importantes inversiones para esta ciudad en la que, durante muchos años, brillaron por su ausencia bajo el mandato del Partido Popular que tiene el dudoso honor de haber tenido en el sillón de la alcaldía al alcalde que nos ha salido más caro y ha sido el más ineficaz de toda la etapa democrática y en cuyo equipo de gobierno han estado sentados varios miembros de la actual formación conservadora.

Sin embargo, ninguna aportación para las inversiones, ningún consejo para obtener mayores ingresos y mejoras para el municipio. Nada de nada. Crítica pura y dura a todo lo que hace el equipo de gobierno con el que discrepo sobre ciertas prioridades que se fija entre sus objetivos. Nada de nada, nuevamente, por parte de ningún grupo opositor que siguen en negar todo lo que hace el gobierno municipal sin ninguna aportación.

Y para mayor desastre de posicionamiento táctico se pasaron tres cuartos de hora, más o menos, hablando sobre la suspensión de la actuación de Camela durante las pasadas fiestas de la Misericòrdia, no aceptando la versión y los informes municipales para dar la razón a algún particular y a un colectivo específico cuyos objetivos son claros y concisos.

Sin embargo y a pesar de todo, nuevamente se puso de manifiesto que hace falta aplicar el reglamento aprobado por el propio ayuntamiento de Burriana hace casi ocho años para regular los tiempo de las intervenciones y que, las mismas, sean más concretas y concisas y no se alarguen y demoren en el tiempo de forma que los plenos municipales se conviertan en unas sesiones aburridas y larguísimas.

Objetivo cumplido por parte del equipo de gobierno, los presupuestos aprobados; con una oposición sin ideas y con muchos proyectos que hay que ir trabajando gracias a las inversiones que, por primera vez, han llegado desde los Fondos Europeos. Quedan tres años y medio de legislatura y tan sólo habría que recordarle al equipo de gobierno que el centro de la ciudad también existe, como Teruel que ha conseguido representación en el Congreso de los Diputados. Ojo al parche.


P.D. Duro casi lo mismo el tema de Camela que el debate de los presupuestos, Ojo al parche, también.

sábado, 7 de diciembre de 2019

Informaciones a medias, intencionadas y con objetivo final.


Siempre he entendido que un medio de comunicación es a la vez un medio de información, o viceversa. Además, he tenido claro que a través de él, el medio de comunicación, se debe informar y formar a los ciudadanos de la calle, bien desde las instituciones públicas o privadas y, también, desde cualquier parcela de la vida que pueda influir en el día a día de esas personas que llenamos las calles y las urnas.

Sin embargo, hoy en día las redes y algunos, pretenden no voy a decir desinformar pero si mal informar a quienes nos ocupa y preocupa la información de nuestros respectivos pueblos, ciudades, villas o aldeas de cualquier punto de esta geografía que nos rodea.

Veo y leo visionarios que manipulan tergiversan y confunden la información con la opinión con el objetivo de lanzar sobre quien sea un montón de basura sin importarles lo más mínimo las repercusiones públicas, privadas y familiares.

Oigo verdades a medias, mentiras a medias e informaciones tergiversadas de “mercachicles” que venden lo que sea a cambio de conseguir, o al menos intentarlo, cualquier objetivo por obsceno que sea o pueda ser.

De verdad, me duele los intentos de algunos concejales, parlamentarios, diputados o senadores o también a mucha gente de la calle y/o profesionales aprovecharse de situaciones difíciles para conseguir medrar en cualquier faceta de la vida o arañar unos euros que mejoren mi vida particular sin importar a quien piso o el daño que propicio.

La modernidad nos trae muchas cosas, unas buenas y otras no tanto, pero sin embargo quienes hacemos buen, mal o regular uso de las cosas somos los mismos que estamos trascendiendo con el paso del tiempo que no somos otros que esta especie humana la cual será, sin lugar a dudas la que se lo cargue todo por el mal uso que hacemos del aire, del mar, de la naturaleza, de la tecnología e, incluso, de nuestro lado bueno y humanitario que tenemos como personas.

En fin, eso. Que de la información/desinformación me he pasado a filosofar sobre lo nuestro y dejar de lado eso que me duele que es atacar a alguien sin ton ni son, con informaciones a medias, intencionadas y con objetivo final.

P.D. Lo de “mercachicles” lo he oído hoy en la radio y me ha gustado porque el significado, aún sin tenerlo, le iba bien para lo que quería decir.

miércoles, 13 de noviembre de 2019

Más conciencia cívica


Hola Rosa, si ya se que me has dicho que hace tiempo que no escribo, pero es que la verdad estoy bastante confuso-cabreado-malhumorado y un poco hasta los …….. de todo lo que está pasando aquí, allí, al otro lado, dentro y fuera, a la derecha y la izquierda, arriba y abajo, delante y atrás. Nada, eso, que no me sale demasiado escribir para mostrar mi descontento porque parezco el “tio pupas” disconforme con el mundo que me rodea.

Pero, mira por donde, a medida que escribo lo anterior se me plantean temas relacionados con ciertos “vigilantes de nuestro entorno” que sólo tienen interés en poner a caldo a quienes gobiernan el Magnífic y, a veces, no sin motivo, lo que ocurre es que se les nota demasiado el plumero, se les ve en exceso el rabo y el interés en lo que persiguen y, en algunas ocasiones no tienen el más mínimo decoro en, incluso, utilizar la mentira y la manipulación informativa.

No seré yo quien defienda a nuestros representantes municipales, ellos ya son mayorcitos y tienen sus medios. Sin embargo, me fastidia mucho la imagen que se está dando de esta ciudad sin, en ocasiones, tener los motivos suficientes, ni las razones adecuadas para hacer y difundir lo que están haciendo de esta ciudad que tiene muchos recursos muy desaprovechados y en la que algunos gobernantes, actuales y pasados, han tenido como único interés dejar su nombre inscrito en una placa con motivo de alguna inauguración realizada, a veces, sin demasiado interés social y con nula capacidad de reversión cultural, deportiva o social a la ciudad que lo alberga o a la que representa.

Leo, en esas páginas que invaden las redes, que algunos contenedores de nuestra ciudad están llenos, a las tres de la tarde, y que a su lado hay no sé cuantos muebles, televisores, colchones u otros utensilios sobrantes de cualquier hogar que ha renovado parte de sus pertenencias y por ello le echamos la culpa a nuestros electos concejales, a mi me gustaría que nos acordáramos, además, de los “guarros, inconscientes y desaprensivos” ciudadanos que teniendo un eco parque muy cerca de sus hogares no hacen de él el uso debido.
Cuando vemos una defecación canina en la calle y hacemos responsable de ella al perro que la ha efectuado o al responsable municipal que corresponda, creo que hay que echarle la culpa, además, al “cerdo del dueño del perro” que no ha sido capaz de recogerla.

Con todo esto, no voy a eximir de la parte de la culpa correspondiente a nuestros munícipes pero, la verdad, es que necesitamos un poco, o mejor dicho un mucho, de concienciación cívica para que esta o cualquier población esté más limpia. Tenemos derechos, pero también obligaciones y, algunas, no cuestan tanto de cumplir.

Ya ves al final me ha salido esto. Suerte amiga.