lunes, 5 de febrero de 2018

El momento del tránsito

Llevamos tiempo esperándolo y, aún en este momento en el que escribo estas palabras, seguimos esperándolo y, aunque esté mal decirlo, lo estamos deseando a pesar del dolor y del sentimiento de perder a alguien tan querido y es que no es deseable para nadie, y menos para nuestros seres queridos, ver como la vida nos consume lentamente nuestras energías vitales.

A pesar de todo, las circunstancias son las que son y punto. No hay más remedio que aceptar lo que la vida nos designa, no sé si con resignación o alegría pero puedo confesar y confieso que he tenido suerte en tener lo que he tenido y, confío, que lo que tendré será también positivo y es que el pasado, de cara al futuro, cuenta mucho.

No soy propicio a hablar de mi vida personal pero hoy quiero romper mi mutismo y mi reservada vida para agradecer a mis progenitores lo que soy y lo que seré; quiero afirmar que me considero afortunado de haberles tenido y agradecerles que me tuvieran, con todo lo que ello comporta a ambos lados de la balanza.

Cuando el último aliento de su vida conjunta llegue algo de mi se irá con él y seguramente termine esa fase de protección que siempre tenemos cuando mantenemos en nuestras vidas a alguien delante y es que a partir de ese momento ya nos encontramos desprotegidos.

Al llegar ese momento, sólo tendré que darles las gracias por todo. Por la vida, por los valores que me han inculcado; por la educación que me han impartido y por la formación que me han dado para que sea alguien en la vida. Tendré que agradecer los principios mostrados y esa máxima que aprendí de ellos de que el olvido del rencor es la mejor manera para ser feliz.

No sé si quedan horas, minutos o días pero mi deseo sería el de la brevedad para dignificar el momento del tránsito. Decirle adiós ya se lo hemos dicho toda la familia, sus hijos, nueras y yerno, sus nietos y su biznieta así como los vecinos, sus amigas y todas aquellas personas que la han apreciado que sé que son muchos.

No quería escribir nada porque mi vida es mía y de los míos, pero no me puedo resistir a mostrar mi agradecimiento a la vida y a quienes me quisieron tener y en ese agradecimiento figuran dos personajes importantísimos en mi día a día y que no fueron otros que mis abuelos Josep y Doloretes de Malinxo que fueron capaces de criar a una hija que, biológicamente, no era suya, que nunca ha llevado sus apellidos, ni ella ni yo, y que aunque parezca que hayan sido un poco olvidados, siempre han estado dentro del corazón de todos mis hermanos. Al fin y al cabo eran nuestros abuelos. Lo otro es biológico.

La espera es larga y lenta; cansina; pero es lo que hay y así hay que tomarlo y, mientras tanto, por mi cabeza pasan momentos de mi vida casi olvidados, situaciones nunca contadas y secretos inconfesables que se archivarán en el baúl de esa memoria que a veces nos juega malas pasadas.


sábado, 27 de enero de 2018

No actuemos con hipocresía

Leo el siguiente titular “El PP plantea al PSPV abrir una ronda de contactos con inversores para atraer capitales que huyen por la falta de proyecto de ciudad” y ante él, mi respuesta si fuera del equipo de gobierno sería la del emoticono ese en el que aparece la mano cerrada con el dedo "Medio" apuntando el cielo y es que, desde mi punto de vista la propuesta de los populares no es más que una encerrona para, con posterioridad, colocarse medallas.

En un artículo anterior indicaba alguna cosita que compartía con el portavoz popular del Ayuntamiento de Burriana, a la sazón Juan Fuster, sobre algunos temas que consideraba que flojeaba el actual equipo dirigente de nuestro Magnífic, pero ello no es más que la consecuencia de muchos años de gobierno sin proyecto claro y definido y es entonces cuando me pregunto ¿Dónde estaban hace unos añitos? ¿Gobernaban? ¿Dónde está aquel proyecto de ciudad? ¿Qué inversiones públicas o privadas llegaron a nuestra ciudad? Las contestaciones  Uds. mismo Sr. Lector de este artículo. Yo lo tengo muy claro.

La verdad es que la propuesta y el planteamiento, aún buscando el lado bueno de él, no llego a encontrárselo y ni siquiera llego verlo con sinceridad o con verdadero  espíritu colaborador y no es porque, servidor, sea desconfiado que no lo soy, pero es que le veo mucho de trampa.

Si se ofrece, el Partido Popular de Burriana, a colaborar con un equipo que, según dice no tiene proyecto de ciudad, lo último que debe hacer es restregárselo por la cara; debería argumentar que están dispuestos a mejorar la población, a facilitar contactos con empresas y empresarios para invertir en nuestro término municipal o a acompañarles a algunas administraciones en las que gobierna su partido para servir de interlocutores, en fin, eso que a nadie nos gusta que nos digan lo feos que somos o lo mal que lo hacemos; es preferible aportar ideas, simplemente para mejorar y eso, yo, no lo veo en la propuesta presentada a través del comunicado de prensa.

Pero eso no es nuevo, me huele que tras los fondos EDUSI, las posibles inversiones en el centro de la población por parte de alguna empresa privada, la solución al problema del antiguo camí València y lo que últimamente ha aparecido sobre Golf Sant Gregori el grupo municipal popular tiene que moverse para, entre otras cosas, justificarse y luego poder decir que han hecho algo y, hasta ahora, en dos años y medio de gobierno del tripartito lo único que han propiciado ha sido intentar que nada funcionara en nuestra localidad y eso es lo que intentan hacer creer a los ciudadanos, eso si erigiéndose como portavoz del tripartito opositor.

Nada eso, que toda colaboración es buena para cualquier cosa, pero la colaboración sincera, honesta y con propuestas y, además, se debe decir en el lugar adecuado que no es otro que el despacho de alcaldía en presencia de los representantes de las fuerzas gobernantes y manifestando si se hace a título personal o en nombre de toda la oposición que eso, no es ni más ni meno, lo que realmente le ha hecho falta al consistorio burrianense, unidad y proyecto de ciudad. Adelante, toda ayuda es poca pero no actuemos con hipocresía,  (Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan )según la RAE.

lunes, 22 de enero de 2018

Ir pa ná es tontería

Ya ha terminado Fitur 18 y con el final de la feria llega el momento de hacer los balances de cuantos visitaron Madrid en el momento de la feria española más importante de turismo. Se hace balance y se revisan las fotos tomadas en ella y los contactos realizados a lo largo de la visita. Todo ello queda registrado en las cámaras fotográficas o de video, en las tablets o en los teléfonos móviles.

De vez en cuando me gusta ir a ver lo que el mercado ofrece y el diseño de los stands, las posibilidades de aplicar alguna novedad a mi actividad o, simplemente, por dar un paseo por la capital y ver algo de la mucha oferta que tiene.

Tras su finalización reviso las fotografías realizadas por los alcaldes y concejales de nuestra provincia y su actividad, todos ellos se encargan de dejar razón de su visita y he podido ver a la concejala de turismo de Nules presentar una ruta ciclista saludable; a la Vall d’Uixó promocionar las Grutas de Sant Josep; a Vila-real el turismo religioso; Castelló con sus gayatas, sus gayateras y su desfile por la feria y en fin así hasta otros muchos municipios de mayor o menor envergadura que nuestra Magnífica ciudad.

He visto, también, a nuestro concejal de poblados marítimos  promocionar el pescado de lonja con el resto de responsables provinciales y al mismo tiempo a nuestro concejal de turismo fotografiarse con el concejal de vía pública destacando los cinco puntos sobre los que se basa la promoción turística de Burriana, todo ello sin que exista ninguna ordenación de esos cinco recursos que promueve y sin que se sepa por donde van a venir.

Al mismo tiempo he podido ver como se promocionan los festivales de la provincia con los responsables políticos y los empresariales al lado del Secretario de Turismo y, en cambio no he visto a nuestro concejal al lado de lo que puede ser el mayor y mejor escaparate de promoción turística de nuestra ciudad y que, ni mucho menos, lo es. Seguramente en ese fugaz viaje a la capital del reino no le dio para esperarse a hacerse la foto, se vé, por lo visto que había mucha prisa en ponerse las “babuchas” y estar cómodo con el pijama puesto.

Me da en la nariz que es una forma más de ir por ir sin saber, exactamente, a que se va y es que para ello hay que tener claros muchos conceptos y no esconderse detrás de un plan estratégico que está guardado en los cajones sin saber por dónde empezar.

Creo que las ferias son un punto de encuentro entre profesionales, políticos y empresariales, de cada sector y que a ellas se va a comprar o vender algo y yo me haría la siguiente pregunta ¿Qué ha vendido el concejal de turismo en Fitur 18?


Finalizo con esa frase que popularizó un cómico que decía: “ Si hay que ir, se va. Ir pa ná es tontería”. Pues eso.

lunes, 15 de enero de 2018

Pasión, decisión, entereza y suave voz.


Hacía varios meses que no acudía, por diferentes motivos, a algún pleno municipal de nuestro Magnífic y salvo el orden del día, que se modifica según los planteamientos y necesidades lo demás todo sigue igual.

Gobierno y oposición siguen en sus trece, en sus mismos planteamientos, acertados para ellos y desacertados para otros, entre los cuales me encuentro. Y ese desacierto se refiere a ambas bancadas las de quienes ejecutan y las de quienes se muestran reticentes a cualquier iniciativa que pueda suponer algo de progreso a una población que requiere de mucho esfuerzo común para salir de una situación aletargada en el tiempo y que, hasta la fecha, nadie ha sido capaz de encontrar o de dar el pistoletazo de salida.

Comenzó el pleno y terminó con rapidez hasta que llegó el punto de ruegos y preguntas y fue ahí donde apareció la insolidaridad entre los grupos municipales que no hicieron más que echar sospechas, infundadas, sobre un equipo de gobierno que pretende llevar a cabo algunas cosas en algunos puntos de nuestra ciudad y al buen hacer y preguntar del Sr. Losada, se le nota que no pretende ser un político, le siguió el preguntar del Sr. Fuster quien su “adoctrinamiento político” se hace muy patente a través de los cursillos de formación que le imparten en su partido y a los que asiste con ambición de futuro político.

Tras las intervenciones populares llegó el turno de la concejal de CIBUR caracterizada por su estilo particular, incisivo, mordaz y algunas veces fuera de lugar y ofensivo, finalizando el turno la representante de Ciudadanos que anda un poco a remolque de lo que dicen los demás al ser la última en intervenir.

El tema estrella se situó en la terraza Payá y en la propuesta efectuada por una cadena de supermercados de ejecutar algo en ella, aún sin especificar, y las acusaciones lanzadas sobre su “supuesta” privatización encubierta, que son lanzadas por los grupos opositores que, algunos, no recuerdan lo que costó este emplazamiento o la compra de un teatro Payá, sin fila ocho, o lo que costó su rehabilitación o la incapacidad para sacar hacia adelante la Unidad de Ejecución del Camí València, estancada varios lustros y que vio la luz verde en ese mismo pleno.

Todo ello por no recordar el disgusto que supuso para la oposición la consecución de fondos del programa EDUSI. En fin, eso, que cuando tenemos alegrías y hay que apoyarlas, algunos, son capaces de convertirlas en momentos de dolor en vez de disfrutar con su consecución y aportar ideas para conseguir muchas de las subvenciones que, hasta este momento, jamás habían llegado a nuestra Magnífica ciudad.


Las críticas mentales a la gestión opositora se suavizan gracias a que escucho la melodía de “el patio” que canta con pasión, decisión, entereza y suave voz Pablo López que lanza un mensaje de nostalgia y dolor y, a la vez, de esperanza en el futuro para quien vivió la historia. La misma pasión, decisión, entereza y suave voz que requieren nuestros munícipes para dirigir esta ciudad que tiene muchas posibilidades y la mayoría de ellas muy desaprovechadas.

El otro tema estrella y estrellado fue, como desde hace treinta años, el Arenal. Lo dejo para otro día.

sábado, 13 de enero de 2018

Hay lo que hay y no más

He escuchado en el último pleno municipal y leído en algunos medios de comunicación unas manifestaciones del concejal popular Juan Fuster sobre que el actual equipo de gobierno de nuestro Magnífic “carece de proyecto de ciudad” y, sin que sirva de precedente, no tengo más remedio que estar de acuerdo con él.

La verdad es que la nuestra es, desde hace muchos años, una ciudad sin un proyecto claro de futuro, sin un proyecto definido de lo que queremos ser el día de mañana y basandolo en un pasado con un legado importante y un presente indefinido.

No obstante, sin embargo y a pesar de él y de sus críticas hacia el equipo de gobierno actual no he visto, todavía ese proyecto de ciudad que propone este nuevo Partido Popular de Burriana, máxime, tras haber gobernado nuestra Magnífica durante dos décadas y de haber formado parte, algunos de los componentes populares en la bancada opositora, de anteriores equipos de gobierno con un bagaje más que mejorable.

Necesitamos "redefinición". Los unos, los gobernantes para renovar en las urnas y los otros para intentar recuperar esos sillones de poder que perdieron y que, como siempre digo, no ganaron los demás, sino que perdieron ellos mismos. Siempre he considerado que las elecciones nunca se ganan, siempre las pierden quienes gobiernan por ineficaces.

Llega, esta semana, Fitur y con la feria nos acercaremos a la capital de España y veremos muchas cosas, muchos maravillosos stands con un sinfín de ofertas y, tras su visión me gustaría que algunos reflexionaran. ¿Qué es lo que tienen que reflexionar? Lo que ven, lo que hay, las ofertas, las propuestas y las posibilidades de lo que hay y su posible aplicación. ¿Donde aplicarlas? Allá donde cada uno tenga responsabilidades.

Burriana estará presente en Madrid con su festival, si, ese Arenal Sound tan criticado por unos y por otros y que regenta una empresa que no ha sabido ganarse a la población que lo acoge y que no llega a identificarse con ella y que, además, tampoco lo intenta.

Estaremos allí de cuerpo presente sin más iniciativa que la anteriormente dicha y sin, además, nada claro sobre el futuro desarrollo turístico de nuestra Magnífica ciudad que en los diez últimos años ha tenido dos planes estratégicos integrales de un turismo que no llega y al que no se le vislumbra un mayor desarrollo que lo que ya hay. Hay lo que hay y no hay para más.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Feliz Año Nuevo

Si. Ya lo sé Rosa, pero es que entre unas cosas y otras no tengo mucho tiempo para escribir y, a veces, pienso que tampoco quiero tener muchas ganas de hablar de algunas de las cosas que suceden a tu alrededor y el mío, es decir en Burriana.

La verdad es que me gustaría escribir de lo bien que funciona nuestro Magnífic, que no lo hacen muy mal desde el gobierno; me gustaría comentar la gran fidelidad institucional que tienen desde la oposición para con el equipo de gobierno la cual es nula; me agradaría comentar que han encontrado a Rebeca y que el próximo año se presenta con confianza. Pero, mira por donde no lo puedo hacer dado que todo es mejorable, incluido este escrito que estás leyendo.

Nos encontramos a las puertas de un nuevo año y, como siempre, todo son buenos deseos, aunque muchos de ellos sólo sean para quedar bien. Pero te puedo asegurar que mis deseos de felicidad para todos son reales y sinceros y me gustaría que todos aquellos que miran por el bien de su ciudad y de sus ciudadanos tengan la misma felicidad que puedan conseguir para quienes son sus gobernados y para que su municipio les devuelva la misma dicha que sean capaz de proporcionarle.

En nada, comenzamos el año y si leyendo los titulares de prensa de este final de ejercicio da la impresión que nada se hace en Burriana tengo que decirte que me he dado cuenta que parece ser que la Navidad ha vuelto a las calles de nuestra ciudad, lucecitas, arboles iluminados y otras cuestiones que años anteriores no veíamos y, además, hay una programación de actividades capaz de gustar y entretener a mucha gente.

Quedan muchos temas pendientes y mejoras que realizar, pero ahora que estamos en tiempo de ilusiones, desearía que nuestros munícipes encontraran la verdadera ciudad que quieren que sea la nuestra y dejen de dar bandazos y brochazos a cualquier lado sin encontrar el camino que nos lleve al futuro. La nuestra es una ciudad con muchas posibilidades, todas ellas sin explorar y que entre todos tenemos que desarrollar.


Feliz año nuevo.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Sectores productivos

Ya tenemos los presupuestos del próximo año y con ellos las líneas directrices de las actuaciones inmediatamente futuras de nuestra ciudad, una ciudad eminentemente dedicada a dos industrias muy importantes como son el comercio y las fallas y que vemos recogido en ellos para estos dos sectores, nada.

Hace unos años queríamos ser una población turística y nos dedicamos a “intentar” desarrollar proyectos urbanísticos de los cuales, ni uno, ha salido, por el momento hacia adelante. Poco más tarde, hace diez años, dejamos de querer ser nada porque nadie, en nuestro Magnífic, tenía idea alguna de hacia donde ir y ahora, todavía no tenemos claro lo que queremos ser, ahora bien, vamos a ser la ciudad más ecológica del mundo con tanto desarrollo medioambiental como parece ser que vamos teniendo y, sin embargo, a pesar de los carriles bicis, pocos usan este medio para desplazarse.

Vemos poblaciones que desarrollan y miman con esmero las principales industrias de sus ciudades, el azulejo, el turismo, la cerámica, la agricultura, el deporte, la cultura o cualquier otra actividad que sea capaz de generar riqueza entre sus ciudadanos y aquellos que se puedan acercar a ella. En la nuestra, Burriana, nadie está teniendo en los dos últimas décadas el interés de los principales sectores de la población referidos con anterioridad.

Con una calles abarrotadas de la chatarra de los coches y, además, con enormes dificultades para aparcarlos; con unos centros comerciales pequeños, anticuados y que no terminan de responder a las necesidades de los usuarios, ¿se quiere revitalizar un comercio dinámico y muy emprendedor al que no se le facilitan los servicios suficientes para su desarrollo?

Siempre he dicho y sigo manteniendo que Burriana tiene muchos recursos y que todos ellos están muy desaprovechados. Ya llevamos, en diez años, dos planes estratégicos de desarrollo turístico y ninguno de ellos llevado a cabo. Se han hecho otros estudios diversos como de movilidad, comercial, etc. que han costado una pasta y no se ha ejecutado ninguno. Creo que ya sería hora de fijar unas líneas de desarrollo de esta ciudad a la que se le han hecho muchas promesas y alzado ilusiones, pero todas ellas caídas en saco roto y, para ello, hay que priorizar en beneficio de los sectores productivos, de lo contrario, siempre nos llevarán ventaja.

Sé que es fácil hablar cuando no tienes capacidad de ejecución o responsabilidades de gobierno pero, la verdad, hay mucha gente que está diciendo lo mismo, pensando lo mismo y que votamos a grupos diferentes. Ya va siendo hora de planificar con visión de futuro para una ciudad que se merece más de lo que es en la actualidad. Su historia, patrimonio y posibilidades así lo requieren y lo pueden facilitar. Al menos intentemoslo.